2011/04/01

La Función de la Filosofía en Wittgenstein

              La realidad se deja expresar..por medio del lenguaje, que cumple así la función de representación de la realidad del hombre.O por lo menos de la realidad que el hombre puede conocer (volvemos aquí a la distinción kantiana). O no se deja expresar..., ¿acaso todo lo que conocemos o sentimos puede ser expresado?. 


Hoy les he preguntado a los alumnos si están enamorados: parece que no (ellos se lo pierden). Asdí que les he preguntado si esquían. Unos cinco por clase.
Les pregunto por los tipos de nieve que conocen: cuatro en una clase y ocho en otra.
Los esquimales tienen muchas más; incluso 70 -que afirman Bander y Grinder-. Seguramente el número es exagerado, pero lo importante aquí es que , según Whorf, la realidad (ecosistema) condiciona la manera de interpretar lingüísticamente la realidad. En otras palabras: el lenguaje cumple con la función de representación de la realidad y de las necesidades derivadas de nuestra estancia en tales circunstancias.Whorf indica que es el lenguaje el que obliga a pensar la realidad, pero no es incompatible con determinar que la realidad genera el lenguaje : pensamos en la realidad y le damos significación y significante.
Los esquimales dependen en gran medida de su capacidad para distinguir los tipos de nieve.Y eso ha generado que lo hagan, que descubran una realidad que otros no vemos. Y habrá que nombrar-representar la realidad..¿no?  Lo que no se sabe expresar, no se sabe. 


Y ¿qué tiene que ver esto con la Filosofía? Pues, resumiendo hasta menos infinito, que la Filosofía debe tener una función sobre la Realidad, y la Realidad es expresable con el lenguaje, así que la Filosofía debe ser Filosofía del Lenguaje.


La Función de la Filosofía para Wittgenstein



“La mayor parte de las proposiciones e interrogantes que se han escrito sobre cuestiones filosóficas no son falsas, sino absurdas. De ahí que no podamos dar respuesta en absoluto a interrogantes de este tipo, sino sólo constatar su condición de absurdos. La mayor parte de los interrogantes y proposiciones de los filósofos estriban en nuestra falta de comprensión de nuestra lógica lingüística. (Son del tipo de interrogante acerca de si lo bueno es más o menos idéntico que lo bello). Y no es de extrañar que los más profundos problemas no sean problema alguno.”

(Ludwig Wittgenstein, Tractatus logico-philosophicus)








¿A que viene todo esto?
Viene a que es necesario comprender la funcionalidad del lenguaje para comprender la relación Wittgenstein-Filosofía del siglo XX.La Filosofía Analítica y del Lenguaje, y más concretamente L.Wittgenstein suponen el aderezo necesario para el gran desarrollo científico al que hemos aludido en entradas anteriores sobre la modernidad, postmodernidad,etc.
La Filosofía entra en cierta crisis en el siglo XX al separarse definitivamente de las ciencias de tipo natural y social. Los grandes avances de la Física, la Química, las Matemáticas obligan a cribar la función de la filosofía como examinadora de la realidad y del sentido.
Así, ayudado por el giro positivista de B.Russell, Wittgenstein elimina la emotividad de la  Filosofía, por completo.

Sobre la Filosofía analítica, como corriente (en e-torredebabel)



A estas tareas de clarificación se dedicó L.Wittgenstein, de quien muchos opinan que es el filósofo de mayor trascendencia del siglo XX.  podéis

Aceptó las tesis fundamentales del empirismo clásico: sólo es posible el conocimiento de lo que se ofrece a la percepción, de los hechos; el único conocimiento, la única forma legítima de conocimiento es la que corresponde a las ciencias empíricas, y nada más puede añadir la filosofía en relación a los hechos del mundo. Sobre este fondo que recela de la filosofía como discurso, añade Wittgenstein su idea de que los límites del conocimiento humano tienen que ver, bien con los límites que impone la lógica (primer Wittgenstein), bien con los del lenguaje corriente (segundo Wittgenstein). 




 En 1918 Wittgenstein había terminado su Tractatus logicus-philosophicus (1921), una obra que según él, suministraba la "solución definitiva" a los problemas filosóficos. Más tarde, se apartó de la filosofía y durante años enseñó a los escolares de un pueblo de Austria. En 1929 regresó a Cambridge para reanudar su trabajo en filosofía y fue designado al Trinity College. Pronto empezó a rechazar ciertas conclusiones del Tractatus y a desarrollar otras opiniones reflejadas en sus Investigaciones filosóficas publicado con carácter póstumo en 1953. 



Wittgenstein nos presenta su atomismo lógico en un breve escrito titulado Logisch-Philosophische Abhandlung o "Tractatus Logico-Philosophicus. La forma de numeración de los parágrafos del Tractatus pretende expresar la importancia lógica que Wittgenstein daba a cada una de sus afirmaciones en relación con las demás. Así, la obra contiene siete afirmaciones principales numeradas de 1 a 7, y el resto constituyen comentarios sobre éstas. Las siete aserciones principales contenidas en él son las siguientes:
1. El mundo es todo lo que acontece.
2. Lo que acontece, el hecho, es la existencia de estados de cosas.
3. La representación lógica de los hechos es el pensamiento.
4. El pensamiento es la proposición con sentido.
5. La proposición es una función veritativa de proposiciones elementales (la proposición elemental es una función veritativa de sí misma).
6. La forma general de la proposición es: [¬p,¬X, N ¬(X)]. Esta es la forma general de la proposición.
7. Sobre lo que no se puede hablar, se debe guardar silencio.




La figura de L.Wittgenstein recuerda a un personaje de película  (Encontrando a Forrester); una obra y famoso, incidencia y relevancia para otros autores posteriores...misterio a su alrededor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¿Quieres comentar algo?